LEYENDA DE SAN ANDRÉS DE TEIXIDO

 

 

Cuenta la leyenda que San Andrés embarrancó en los acantilados de esta zona del norte de Galicia, convirtiéndose su barca en una roca (hay un peñasco en forma de barca invertida que encontramos frente a la costa que los habitantes llaman A barca de San Andrés). En compensación, Dios le concedió este santuario.

También se cuenta que el santo estaba muy triste ya que su templo estaba siempre solitario, por más milagros que hiciera, mientras que el de Santiago estaba rebosante de peregrinos y creyentes; motivo por el cual pidió ayuda al Señor, que, al verle tan afligido y desanimado, le prometió que a su templo tendrían que acudir todos los mortales. Y aquel que no lo hiciera de vivo, lo haría después de su muerte, reencarnado en algún animal reptante.

De aquí sale el dicho gallego: “San Andrés de Teixido, vai de morto quen non foi de vivo” (va de muerto el que no ha ido de vivo); ya que si no lo has visitado en vida tendrás que hacerlo de muerto, convertido en algún animal que se arrastra en vez de caminar (serpiente, lagarto, lagartija, ...); o bien convencer a un vivo para que peregrine por tí. En este caso, tendrá que ir a buscar tu espíritu a la tumba, golpear la lápida y llamarte por tu nombre. Una vez hecho esto, comenzará la peregrinación, hablando sin parar con tu espíritu para que no se despiste o se pierda.

Si te decides a hacer la peregrinación en vida, deberás seguir una serie de normas, tradiciones o costumbres a la hora de peregrinar:

- El camino debe de realizarse con alegría y debe recogerse alguna piedra durante el recorrido, y dejarla en un milladoiro (montón de piedras que divisaremos cerca del Santuario) para que quede constancia de la peregrinación.

- Una vez dentro del santuario debemos hacer 3 peticiones al santo y, antes de salir nos deben “poner o santo” (poner el santo), que consiste en besar una pequeña imagen de este y que nos den la bendición.

- Después de la visita al santuario debemos continuar el sendero hasta llegar a la “Fonte do Santo” donde podemos consultar si se cumplirán las peticiones solicitadas. Para ello debemos mojar los labios (el agua no es potable) en los tres caños sin tocar la pared de la fuente, y luego tirar una miga de pan al agua. Si ésta flota nuestros deseos serán atendidos, pero si no flota no se cumplirán. Otra leyenda también dice que, si la miga flota, podrás volver al santuario una vez más; pero si se hunde no volverás ya que será tu último año de vida. Por esta creencia, la fuente también se conoce como “Fonte da Vida e da Morte”.

- Si alguna de las peticiones está relacionada con el amor debes buscar también “a herba de namorar”, que son los claveles marinos, y poner un pétalo en el bolso o bolsillo de la persona a la que vaya dirigida, sin que ella lo sepa.

- En el camino de vuelta hacia el santuario se debe de recoger el “Ramo de San Andrés” que consta de una vara de avellano para la protección, unas ramas de tejo para la salud y la ya mencionada hierba de enamorar para el amor.

En los puestos que encontrarás en el pueblo también puedes adquirir los “Sanandreses” que son 8 figuras hechas con migas de pan que se endurecen en el horno y se pintan a mano. Estas figuras son: la flor (para el amor), la barca (para la fortuna en los viajes), el santo (para la salud y la amistad), la sardina (para que no falte el alimento), la escalera (para el trabajo), la mano (para los estudios), la corona (para la protección y el mal de ojo) y la paloma de la paz.

A parte de cumplir con todos los rituales anteriormente descritos, nuestra recomendación es que te sumerjas y te dejes llevar por la belleza de estos paisajes vírgenes y los espectaculares acantilados (unos de los más altos del continente, sólo superados por los fiordos del norte de Europa) y las perpetuas brumas del Atlántico en esta zona, donde se pueden vislumbrar las figuras de las almas en pena que también vienen a visitar el lugar.

Transportamos tu coche en grúa, incluye SEGURO de carga, transporte y descarga.

Porque sabemos el cariño y los cuidados que dispensas a tu coche, lo guardamos en nuestro GARAJE PRIVADO y lo transportamos hasta Santiago, a tu llegada.

De esta forma evitas:

- Inconvenientes y preocupaciones por dejarlo a la intemperie.

- Que haga kilómetros innecesarios.

- Gastos adicionales de combustible y rodaje.

- Que sea conducido por personas que no conoces.

- Que, pasado un tiempo, puedas recibir alguna multa con retirada de puntos por exceso de velocidad, etc. en el trayecto de Sarria a Santiago.

Aprovecha que estás en el centro de Galicia y únete a la filosofía YAQUESTOY, reservando algún día adicional para disfrutar de esta tierra.