De esta leyenda surge la Concha de Vieira como símbolo del Peregrino.

O Cabaleiro das Cunchas es una leyenda que tiene su origen en el mito de la Traslatio, que es el viaje que Atanasio y Teodoro realizaron desde Palestina hasta Galicia, llevando los restos del Apóstol a bordo de una barca de piedra.

Se cuenta que en un Lugar llamado Bouzas, enfrente de las islas de Baiona (Islas Cíes), ya en las costas de Galicia; se celebraba una boda de dos jóvenes (Lobesio Rivano y Caya Valeria) de muy importantes e ilustres familias.

Como parte de las celebraciones de dicha boda, se estaba realizando un juego de “abofardar” que consistía lanzar una lanza, caña o “bofarda” al aire, mientras montaban a caballo, y recogerla al galope antes de que cayese al suelo.

Cuando le tocó el turno al novio, y mientras esperaba la caída de la bofarda, una racha de viento desplazó su trayectoria, dirigiéndola hacia la ría. El caballero espoleó a su caballo y se adentró en el mar para no perder la lanza, desapareciendo jinete y montura bajo las aguas.

Viendo que el tiempo pasaba y que el caballero no volvía a la superficie, los invitados comenzaron a temerse lo peor, hasta que divisaron una barca luminosa que se dirigía hacia donde el joven había desaparecido. Al paso de dicha barca se obró el milagro y el caballero y su montura emergieron de las aguas, con las ropas y las crines cubiertas de conchas de vieira.

Los tripulantes de la nave alzaron su vista al cielo dirigiendo estas palabras al novio:

Verdaderamente quiere Jesucristo manifestar su poder delante de ti y de aquellos que están en esta tierra, para bien y honra de éste, su vasallo, que llevamos en esta nave para darle cristiano enterramiento. Nuestro señor Jesucristo quiso mostrar a través de ti, a los presentes y a los futuros, que quien a éste su vasallo quieran amar y servir, deberán visitarlo allí donde fuese enterrado llevando conchas como esas de las que tú estás cubierto, como sello de privilegio. Él, a cambio, les ofrecerá que el Día del Juicio Final sean reconocidos por Dios como vasallos suyos, y por la honra que le hicieron a su vasallo y amigo Santiago al visitarlo y reverenciarlo, los resucitará en su Santa Gloria y Paraíso”.

 

Otra versión de esta misma leyenda dice que el novio divisó una barca a la deriva que se dirigía a la costa con riesgo de naufragio, por lo que dirigió a su caballo hacia el mar con la intención de evitar el desastre, pero fue engullido por las peligrosas mareas que en esa zona existen.

Viéndose el caballero en peligro de muerte, alzó los ojos al cielo y suplicó la ayuda divina para superar el trance, por lo que fue rescatado por la barca luminosa y salió del agua cubierto de conchas de vieira.

 

Transportamos tu coche en grúa, incluye SEGURO de carga, transporte y descarga.

Porque sabemos el cariño y los cuidados que dispensas a tu coche, lo guardamos en nuestro GARAJE PRIVADO y lo transportamos hasta Santiago, a tu llegada.

De esta forma evitas:

- Inconvenientes y preocupaciones por dejarlo a la intemperie.

- Que haga kilómetros innecesarios.

- Gastos adicionales de combustible y rodaje.

- Que sea conducido por personas que no conoces.

- Que, pasado un tiempo, puedas recibir alguna multa con retirada de puntos por exceso de velocidad, etc. en el trayecto de Sarria a Santiago.

Aprovecha que estás en el centro de Galicia y únete a la filosofía YAQUESTOY, reservando algún día adicional para disfrutar de esta tierra.