CURIOSIDADES SOBRE EL PÓRTICO DE LA GLORIA

 

 

 

CURIOSIDADES SOBRE EL PÓRTICO DE LA GLORIA

 

  • LA CABEZA DE SAN ANDRÉS: Es la única talla realizada en mármol (se descubrió al desprenderse la policromía). El resto de las figuras, salvo el parteluz, están esculpidas en granito.

 

  • LA REINA DE SABA (O ESTHER, SEGÚN OTROS AUTORES): El maestro Mateo la esculpió con vestido ceñido, mejillas ruborizadas y voluptuosos senos; pero un arzobispo pudoroso mandó rebajar sus atributos (acto que todavía se puede observar mirando detenidamente la figura y descubriendo el cambio de color de la piedra en esa zona). La tradición dice que este acto no gustó a las mujeres de la comarca, por lo que empezaron a dar forma de seno a los quesos que elaboraban, siendo denominados quesos de “tetilla”.

 

  • LA SONRISA DE DANIEL: O “Danieliño” para los gallegos. De esta figura el escritor Manuel Rivas escribió: en el pórtico hay otro profeta que no habla. Quieras o no, la mirada lo elige. Te lleva a Daniel. Está sonriendo. Una sonrisa contagiosa. Nunca antes la piedra había sonreído así. Una de las mejores sonrisas de la historia del arte. Tan enigmática como la de la Gioconda, pero mucho más pícara”. Según los estudiosos, esta sonrisa se debe al gozo por haber anunciado con precisión la venida de Jesús; sin embargo (y enlazando este punto con el anterior) la tradición dice que la sonrisa pícara que esboza se debe a la voluptuosidad de la figura a la que mira de reojo y que corresponde a la Reina de Saba.

 

  • FIGURAS EN CONVERSACIÓN: En todo el conjunto escultórico encontramos gran cantidad de imágenes que parecen mantener conversaciones entre ellas, rompiendo el hieratismo que predominó en todo el arte románico. En la arquivolta central observamos a los 24 ancianos del Apocalipsis hablando entre ellos mientras afinan sus instrumentos. En el tímpano también podemos ver a la turba celeste en animada conversación, mientras esperan para entonar los cánticos de Gloria al Redentor. Tanto los Apóstoles como los profetas representados en las jambas parecen estar hablando entre ellos, …

 

  • EL ÁRBOL DE JESÉ: En la parte baja del fuste de la columna de mármol que divide en dos el arco central (parteluz), justo donde aparece representado Jesé acostado y debajo de la figura del Rey David tocando su arpa, podemos observar 5 pequeñas oquedades producidas por el desgaste de las manos de miles (o millones) de peregrinos que, siguiendo una tradición centenaria, se apoyan en ellos para realizar cinco peticiones al Apóstol.

 

  • LA MANO DEL PARTELUZContradiciendo lo anteriormente escrito, hemos encontrado un trabajo del año 2.009 publicado por el profesor de la Universidad de Santiago de Compostela, D. José Manuel García Iglesias, en el que pone en duda la teoría del desgaste indicando que “Estamos, en todo caso, ante una columna realizada en un mármol de O Incio (Lugo), muy rico en cuarzo y de gran resistencia a cualquier efecto erosivo en el que la huella de la mano en cuestión debe de ser entendida, a nuestro parecer, como resultado de una talla y pulimentado perfectamente definido y programado desde un primer momento. También comenta que el rito de poner la mano en el Árbol de Jesé pudo iniciarse sobre el año 1.920 y que se masificó en el Año Santo de 1.954. El profesor hace referencia a una leyenda que afirma “la existencia de la citada mano es que ésta es la huella de la de Nuestro Señor, en el momento que cambió la orientación de este templo.” Y cita el libro de A. Jouvin de 1.672, El Viaje de España A Portugal, donde se puede leer: “… la Puerta Santa, porque Nuestro Señor pasó por ella cuando entró dentro para cambiar su asiento y volver el altar de occidente, donde está, hacia el oriente, y como verdad de ese hecho nos enseñaron su mano impresa en la piedra de uno de los pilares que está a la entrada de la nave, por donde Nuestro Señor la cogió para moverla. También se cita esta leyenda en otra referencia (G. Manier - Peregrinación de un campesino picardo a Santiago de Compostela a comienzos del siglo XVIII).

 

  • EL BÁCULO DE SANTIAGO EL MAYOR: El mismo autor citado en el punto anterior indica que, al menos hasta 1.885 existía la tradición de tocar la parte inferior de la columna adosada en el lado suroccidental del centro del crucero, debido a que (según la tradición) contenía en su interior el báculo (bordón) de Santiago el Mayor. El profesor José Manuel García Iglesias indica los nombres de una serie de peregrinos y libros que hacen referencia a esta tradición, con fechas que van desde 1.465 a 1.905. Según el profesor, el ritual se perdió en favor de otros más visuales como son el acceso a la cripta (donde se puede rezar ante la urna que contiene los restos del Apóstol) y la ascensión al camarín (donde se abraza la figura de Santiago Peregrino).

 Aunque la columna indicada no está en el pórtico, nos pareció interesante incluirla en este apartado.

 

  • EL SANTO DOS CROQUES: En la parte trasera del parteluz, y mirando hacia el Altar Mayor del templo encontramos una pequeña figura postrada de rodillas, que se dice que representa al maestro Mateo y que porta una cartela donde se podía leer “architectvs”. La leyenda cuenta que el maestro había puesto una figura que lo representaba en el tímpano central, pero que el arzobispo le recriminó su falta de humildad. Debido a este episodio, Mateo hizo desaparecer esa figura de tímpano, pero esculpió otra en una zona escondida, arrodillada y sin luz para representar su humildad y arrepentimiento por querer aparecer al lado del Creador. Una antigua costumbre (que, por motivos de conservación, actualmente no se puede llevar a cabo) es la de golpear tres veces nuestra cabeza contra la de la escultura para adquirir sabiduría. Se dice que esta tradición fue iniciada por los estudiantes de la Universidad de Santiago. Debido a esto esta estatua es conocida popularmente como “o santo dos croques (el santo de los golpes)”.

 

  • LA SANTA O SANTIÑA DE LA MEMORIA: En relación con el apartado anterior y buscando información para este apartado, nos encontramos con la web http://dbe.rah.es/biografias/13613/maestro-mateo donde puede leer lo siguiente: “… Sin embargo, su identificación con Mateo parece ser una invención del escritor romántico Antonio Neira de Mosquera en el siglo XIX, que trasplantó a Compostela una leyenda atribuida al arquitecto de San Marcos de Venecia (M. Mateo Sevilla). Una adición, de hacia 1400, al Códice Calixtino reconoce en esta figura a la matrona Compostela (de muliere nomine Compostela). Como señala Villaamil y Castro, en el siglo XIX todavía se le llamaba santa o santiña de la memoria. Más recientemente se ha querido identificar esta figura arrodillada con el “meus peregrinus” (Núñez Rodríguez). Lo cierto es que poco se sabe de esta escultura y tampoco se ha dado una explicación convincente a la inscripción incompleta que permanece sobre su hombro derecho (FEC...)”.

 

  • UNA CAJA DE CERILLAS DEL SIGLO XIX: En esta última restauración se localizó en una junta del tímpano del arco central, un cuchillo con restos de escayola y una caja de cerillas datada en el último cuarto del siglo XIX, que perteneció a un trabajador que participaba en la realización de un vaciado en yeso que se utilizó de molde para conseguir una réplica, que actualmente se expone en el Victoria and Albert Museum de Londres.

 

  • LA EMPANADA EN EL PÓRTICO DE LA GLORIA: Ramón Teijeiro en el libro “De la comida y otras sensualidades” indica que se conocen referencias a la empanada desde la época de los godos en el siglo VII; otros autores sugieren que fue introducida por los árabes en el siglo VIII.  La empanada era un alimento que solían portar los peregrinos, gracias a su facilidad de transporte y buena conservación. Ésta se encuentra representada en el Pórtico, y te retamos a intentar descubrirla. Como pista de indicamos que, en la zona donde se representan los pecados capitales, una figura intenta comer dicho alimento típico gallego, pero le resulta imposible ya que tiene una cuerda atada al cuello. Se dice que esta figura representa la gula.

Transportamos tu coche en grúa, incluye SEGURO de carga, transporte y descarga.

Porque sabemos el cariño y los cuidados que dispensas a tu coche, lo guardamos en nuestro GARAJE PRIVADO y lo transportamos hasta Santiago, a tu llegada.

De esta forma evitas:

- Inconvenientes y preocupaciones por dejarlo a la intemperie.

- Que haga kilómetros innecesarios.

- Gastos adicionales de combustible y rodaje.

- Que sea conducido por personas que no conoces.

- Que, pasado un tiempo, puedas recibir alguna multa con retirada de puntos por exceso de velocidad, etc. en el trayecto de Sarria a Santiago.

Aprovecha que estás en el centro de Galicia y únete a la filosofía YAQUESTOY, reservando algún día adicional para disfrutar de esta tierra.