Historia Pórtico de la Gloria

 

 

 

        El Pórtico de la Gloria es la obra cumbre del románico en Europa, que no debes perderte bajo ningún pretexto. Para ello debes reservar la visita con la máxima antelación ya que el acceso está limitado a unos pocos peregrinos al día. Actualmente la reserva y compra de entradas sólo se puede realizar con un máximo de 90 días de antelación. Más información:

http://catedraldesantiago.es/informacion-sobre-las-visitas-al-portico-de-la-gloria/

Reservas en: https://tickets.catedraldesantiago.es/

UN POCO DE HISTORIA

            El Pórtico de la Gloria fue realizado por el maestro Mateo y sus ayudantes. La obra fue sufragada por el rey de León, Fernando II y finalizada en el año 1.211 (año en el que se consagró el templo), aunque la última fecha que consta inscrita en la piedra es la de 1.188 (año en el que se pusieron los dinteles del Pórtico). Existen constancias escritas que indican que dicho rey concede en el año 1.168 una pensión vitalicia de 100 maravedíes anuales al maestro Mateo para que continúe con la dirección de las obras de construcción de la Catedral de Santiago (que ya venía realizando) de manera exclusiva.

            Hay que resaltar que esta obra sustituyó a una portada anterior (a la que crónicas de la época describían como la más bella de la Catedral, incluso superior a la de Platerías), construida apenas 60 años antes. Esto nos da pie a pensar que el maestro Mateo poseía ya una gran reputación, lo que llevó al arzobispo de Santiago a confiarle tan magnífica obra. Aunque no existen documentos que indiquen los motivos de esta sustitución, se barajan varias hipótesis para justificar el cambio:

- La primera sería la destrucción o accidente grave de la antigua portada.

- Otra (que creemos más probable) indica que, debido al gran progreso del románico, el arzobispo se vio obligado a encargar una obra monumental que fuese capaz a la vez de enseñar y asombrar a los peregrinos llegados a Santiago desde toda Europa, después de haber gozado de las grandes obras que salpicaban todo el camino. Esta obra sería la primera imagen que recibieran al llegar a su destino y pretendía que les quedase grabada para siempre en su alma y su recuerdo.

- Joaquín Yarza Luaces, en el libro El Pórtico de la Gloria, propone otra teoría diferente, asegurando que “hay cierta seguridad de que de la portada antigua no existía prácticamente más que en proyecto”.

            Para entender el Pórtico de la Gloria, debemos observar que, por esas fechas, el pueblo era totalmente analfabeto y para poder explicarles los distintos episodios de la Biblia se recurría a los “sermones de piedra” con figuras y símbolos que la gente sabía interpretar perfectamente. También debemos tener en cuenta que, en su origen, el Pórtico de la Gloria era visible desde el exterior del templo (ya que no existía la Fachada del Obradoiro, construida varios siglos después), recibiendo a los peregrinos que quedaban maravillados por su belleza; pudiendo contemplar en todo su esplendor la Gloria de Cristo Rey y su mensaje de salvación.

            En su origen el pórtico estaba policromado con oro y vivos colores entre los que destacan: lapislázuli, albayalde y bermellón (con los que consiguen un color rosa claro para dar vida y expresión a la carne), negros carbón y hueso aglutinados con aceite de lino, etc.; así como láminas de oro puro y, en menor medida, plata.

            En el siglo XVI recibió una segunda policromía de la que destacan las decoraciones de los mantos y las túnicas, así como las encarnaciones, de color mucho más intenso que las anteriores.

            En 1.651 se encargó a Crispín de Evelino la tarea de pintar los brazos, pies y manos de las figuras de la portada principal, por lo que cobraría 130 ducados (dato que consta en un documento conservado en el archivo de la Catedral).

            En 1.866 Domingo Brucciani recibió el encargo del gobierno inglés, por orden del conservador John Charles Robinson, para hacer una réplica a tamaño original del Pórtico (que se exhibe en el Museo Victoria and Albert de Londres), y que se llevó parte de los colores adheridos al molde de yeso que realizaron.

            En 2.018 se dio por finalizada una profunda y concienzuda restauración del Pórtico iniciada en el año 2.009 con los estudios previos y que dio paso, ya en el 2015, a la instalación de los andamios y restauración propiamente dicha. Esta consistió en la recuperación, lo más fielmente posible, de la decoración y policromía que poseía en sus inicios.

            El conjunto escultórico actual no es la obra exacta que diseñó el Maestro Mateo, ya que se retiraron algunas tallas cuando se construyó la Fachada del Obradoiro (de estilo barroco y realizada entre los siglos XVII y XVIII) para proteger el Pórtico de las inclemencias meteorológicas de la zona, que fueron desgastando la piedra y lavando la policromía que lucía en su inicio.

Estas estatuas retiradas las podemos encontrar:

        - La mayor parte de ellas se encuentran expuestas en el Museo de la Catedral, donde se cuentan sus orígenes y su construcción.

        - Dos figuras (Abraham e Isaac) se encuentran actualmente en el Pazo de Meirás, (anteriormente estaban en la casa Cornide, en A Coruña), propiedad de la familia de los Franco a quien fueron “donadas” por el Ayuntamiento de Santiago en tiempos de la dictadura. Estas figuras están reclamadas judicialmente debido a que su antiguo propietario, el Conde de Ximonde, las vendió al ayuntamiento en 1.948, pero con la condición de que no pudiesen ser enajenadas, donadas o cedidas por dicha entidad.

        - Dos figuras se encuentran en el Museo de Pontevedra, se trata de dos imágenes del Antiguo Testamento, posiblemente 2 profetas y fueron adquiridas en el año 1.956 al ya mencionado Conde de Ximonde.

        - Otra escultura de 185 cm de altura, decapitada y que forma una columna de un único bloque de granito, apareció en el año 2.016 emparedada y oculta bajo tierra, formando parte del relleno de la Torre de las Campanas de la Catedral. No se conoce su identidad, pero se cree que podría formar parte del grupo de los profetas. Lo que sí está claro es que dicha escultura fue realizada por el taller del Maestro Mateo, sobre todo por los pliegues de los ropajes que luce.

A TENER EN CUENTA

            Desde el mes de septiembre de 2018 se puso a la venta en las tiendas de la Catedral, al precio de 5€, una guía para poder disfrutar de la visita a esta obra cumbre del arte románico y comprender mejor el sentido de su mensaje.

            Para poder contemplar el conjunto artístico y garantizar su conservación, la Catedral de Santiago ha organizado un sistema de visitas que podrás consultar en su web: http://catedraldesantiago.es/portico-de-la-gloria/

            Dichas visitas se realizarán en grupos formados por un máximo de 25 personas con un guía, y deberá adquirirse una entrada en las taquillas del Museo o en la web de la Catedral. La duración de la visita será de 45 minutos y cada hora habrá 2 grupos (a “en punto” y a “y media”). Información susceptible de variación a criterio de la Catedral.

 

Transportamos tu coche en grúa, incluye SEGURO de carga, transporte y descarga.

Porque sabemos el cariño y los cuidados que dispensas a tu coche, lo guardamos en nuestro GARAJE PRIVADO y lo transportamos hasta Santiago, a tu llegada.

De esta forma evitas:

- Inconvenientes y preocupaciones por dejarlo a la intemperie.

- Que haga kilómetros innecesarios.

- Gastos adicionales de combustible y rodaje.

- Que sea conducido por personas que no conoces.

- Que, pasado un tiempo, puedas recibir alguna multa con retirada de puntos por exceso de velocidad, etc. en el trayecto de Sarria a Santiago.

Aprovecha que estás en el centro de Galicia y únete a la filosofía YAQUESTOY, reservando algún día adicional para disfrutar de esta tierra.