Al llegar a la Catedral de Santiago de Compostela

 

 

Transportamos tu coche en grúa, incluye SEGURO de carga, transporte y descarga.

Porque sabemos el cariño y los cuidados que dispensas a tu coche, lo guardamos en nuestro GARAJE PRIVADO y lo transportamos hasta Santiago, a tu llegada.

De esta forma evitas:

- Inconvenientes y preocupaciones por dejarlo a la intemperie.

- Que haga kilómetros innecesarios.

- Gastos adicionales de combustible y rodaje.

- Que sea conducido por personas que no conoces.

- Que, pasado un tiempo, puedas recibir alguna multa con retirada de puntos por exceso de velocidad, etc. en el trayecto de Sarria a Santiago.

Aprovecha que estás en el centro de Galicia y únete a la filosofía YAQUESTOY, reservando algún día adicional para disfrutar de esta tierra.

 

En este apartado hacemos referencia a todo lo que debes hacer al finalizar el camino (aunque se dice que el camino empieza en el momento en que sales de tu hogar y finaliza cuando vuelves a él. Esto se daba en la antigüedad, ya que los peregrinos no solían disponer de transportes y volvían a sus lugares de origen otra vez a pie)

La información recogida en este apartado se obtuvo, en su mayor parte, en la página web www.santiagoturismo.com.

La peregrinación finaliza en la Catedral de Santiago de Compostela. Llegados a este punto, la tradición recomienda lo siguiente (no es necesario seguir este orden):

 

  • LLEGAR HASTA LA PLAZA DEL OBRADOIRO, para dar por finalizada la peregrinación.

 

  • DEJAR LA MOCHILA

en algún lugar, ya que (por motivos de seguridad) no se puede acceder con ella a la Catedral. Lo mejor es dejarla, a ser posible, en el lugar donde vayamos a alojarnos o en alguna de las consignas que están habilitadas para ello. En la Plaza da Quintana Nº 3, podrás encontrar la Consigna Oficial de Campus Stellae donde se pueden depositar las mochilas (24 horas / 2€).

Sí está permitido acceder con bolsos, bandoleras o similares, siempre que sean de pequeño tamaño.

 

  • ENTRAR POR LA PUERTA SANTA O PUERTA DEL PERDÓN.

Sólo se puede hacer si es Año Santo (años en los que el 25 de julio, día de Santiago, coincide a domingo).

Es una pequeña puerta (abierta probablemente en el siglo XVI) que se sitúa en la parte trasera de la Catedral, en la cabecera de la plaza de A Quintana (entre las capillas de El Salvador y de la Azucena o de San Pedro) y da acceso casi inmediato al camarín y a la cripta donde reposan los restos del Apóstol.

Esta puerta se abre, con gran boato, el 31 de diciembre anterior al inicio del Año Santo. El ritual consiste en lo siguiente:

El Arzobispo de Santiago golpea 3 veces con un martillo de plata sobre un muro que tapia la puerta (éste fue puesto en el día anterior), que se desmorona por tal acción. Acto seguido se retiran las piedras, se limpia el suelo con ramas de olivo y agua bendita, y procede a entrar el prelado; quedando inaugurado el Año Santo.

La tradición dice que el peregrino que entra por ella debe pasar las manos por las cruces situadas en las jambas de la puerta, para luego mojar los dedos en las pilas de agua bendita que se encuentran a ambos lados de la entrada y santiguarse.

 

  • ENTRAR POR LA PLAZA DEL OBRADOIRO (si no es Año Santo).

La mayor satisfacción del peregrino es la llegada a la Plaza del Obradoiro.

Una vez en ella, disfruta del momento, dirígete a las escaleras de acceso por el majestuoso Pórtico de la Gloria, para acceder a la Catedral por el parteluz en el que encontramos, en la columna central de mármol, a Santiago Apóstol y bajo sus pies se representa el Árbol de Jesé (árbol genealógico de Jesús desde Jesé, padre del rey David).

 

  • ABRAZAR AL APÓSTOL.

Para ello te debes dirigir a la parte trasera del Altar Mayor, y subir unas escaleras que te llevarán al camarín, donde podrás cumplir con la tradición de abrazar a Santiago sedente con hábito de peregrino (del siglo XIII) y admirar una preciosa vista elevada de la nave principal de la Catedral.

 

  • VISITAR LA CRIPTA CON LOS RESTOS DEL APÓSTOL.

La entrada a la pequeña cripta está ubicada detrás del Altar Mayor, bajo el camarín. Allí podemos encontrar una urna de plata con los restos del Apóstol, junto con sus dos discípulos (Atanasio y Teodoro).

Esta zona es la más antigua de la Catedral ya que pertenece al panteón original, que fue tapiado en el siglo XII por el Arzobispo Xelmírez, para evitar el expolio de las reliquias que allí reposaban. En el siglo XVI, las reliquias fueron enterradas en el ábside, al lado del Altar Mayor, para evitar que fuesen robadas por el pirata Francis Drake, que había desembarcado en A Coruña en 1.589. Allí reposaron, dándose por “desaparecidas”, hasta que el Cardenal Miguel Payá y Rico decidió recuperarlas en 1.879, realizando reformas en la cripta y depositándolas en una urna de plata cincelada de estilo románico, que podemos venerar en la actualidad.

 

  • ASISTIR A LA MISA DEL PEREGRINO.

Que se celebra todos los días a las 12 de la mañana (también a las 19:30), en el Altar Mayor. Antes de iniciar la celebración se da lectura al listado de peregrinos que obtuvieron la Compostela en las 24 horas anteriores.

En los Años Santos, se podrá disfrutar del botafumeiro en funcionamiento (en la de las 12:00 h).

 

  • VER EL BOTAFUMEIRO EN ACCIÓN. Botafumeiro = “El que echa humo” (botar = echar, fume = humo, sufijo “-eiro” = -ero; ej. panadeiro = panadero).

Es un enorme incensario hecho de latón, que mide 1,60 m de alto y pesa 62 kg en vacío. Tiene un baño de plata que se le añadió en la restauración realizada en el año 2.006 por D. Luis Molina. Una vez cargado con incienso y carbón puede pasar de los 100 kg de peso y, en su movimiento pendular, puede alcanzar una altura de 21m y una velocidad próxima a los 70 km/h.

El botafumeiro sólo se utiliza en las misas solemnes; el resto de los días se usa y expone otro de menor tamaño, fabricado en alpaca y que se conoce popularmente como “la alcachofa”.

Este incensario se utiliza desde hace más de 800 años, durante las liturgias, como instrumento de purificación.

Para ponerlo en movimiento se siguen los siguientes pasos:

1 – Se transporta desde la Biblioteca, cargado de carbón e incienso.

2 - Se sujeta a una maroma que cuelga del techo de la Catedral.

3 – Comienza su movimiento, para lo que se necesitan 8 tiraboleiros (hombres vestidos con vistosas capas de color malva) tirando de las sogas con precisión (cuando llega a su punto más bajo) para que pueda hacer los 17 ciclos pendulares de los que consta este espectáculo único.

Todo este proceso es coordinado por el tiraboleiro mayor, que es quien frena el botafumeiro de forma muy llamativa y que no te debes perder.

Este ritual ya figura en el Códice Calixtino, por lo que podemos asegurar que es anterior al siglo XII.

 

El botafumeiro actual fue creado por D. Jesús Losada en el año 1.851, ya que el anterior (hecho de plata y costeado por el rey Luis XI, en el siglo XV) fue sustraído por las tropas napoleónicas en el año 1.809.

Hay constancia de algún accidente ocurrido durante el ritual descrito:

- El día del Apóstol de 1.499, durante las honras a la princesa Catalina de Aragón; salió volando para estamparse contra la puerta de praterías.

- El 23 de mayo de 1.622 se rompió la maroma que lo sujetaba y acabó en el suelo de la Catedral.

- Ya en el siglo XX, causó varias heridas (nariz y algunas costillas rotas) a una persona de nacionalidad alemana que se acercó demasiado y sin prestar atención ya que iba mirando al techo, estudiando el mecanismo que origina el movimiento del incensario.

 

Las fechas en las que se puede presenciar el botafumeiro en acción son las siguientes:

 - Si es Año Santo: Todos los días, durante la misa del peregrino, a las 12 h.

-  El resto de los años: Durante las misas solemnes de las siguientes fechas:

6 de enero: Epifanía, Domingo de Resurrección, 23 de mayo: Aniversario de la Batalla de Clavijo, Pentecostés, 25 de julio: Festividad de Santiago Apóstol, 15 de agosto: Asunción, 1 de noviembre: Todos los Santos, Festividad de Cristo Rey (domingo anterior al primer domingo de Adviento), 8 de diciembre: Inmaculada Concepción, 25 de diciembre: Navidad, 30 de diciembre: Traslación del Santo Apóstol.

Si no coincides con ninguna de estas fechas, puedes tener la suerte de que alguien haya contratado el servicio, o puedes solicitarlo tú mismo con antelación.

Para saber cómo y cuándo se puede ver o contratar, puedes acceder al enlace http://www.santiagoturismo.com/que-facer-na-catedral/ver-el-botafumeiro

 

  • EL SANTO “DOS CROQUES”

(En gallego, croque significa “golpe en la cabeza”). La tradición es atribuida a los estudiantes de la Universidad de Santiago y dice que, para conseguir sabiduría y buena memoria, se debe apoyar la mano en la columna del parteluz y dar tres suaves golpes con nuestra cabeza en la testa de una figura que aparece en el reverso del Pórtico de la Gloria y que representa al Maestro Mateo, su autor, arrodillado en un gesto de sumisión y acción de gracias.

Esta escultura está actualmente protegida, ya que estaba sufriendo un grave deterioro debido a esta costumbre; y muchos visitantes la han trasladado a una imagen que se encuentra de frente y que no tiene nada que ver con este ritual.

 

  • CONSEGUIR EL JUBILEO PAGANO.

Si tu motivación para hacer el camino no es religiosa, en la sección HISTORIAS Y LEYENDAS puedes consultar cómo conseguir este jubileo, que puesieron de moda los universitarios de Santiago, a modo de broma; en el Año Santo de finales de los sesenta.

 

  • COMER GRATIS EN EL HOSTAL DE LOS REYES CATÓLICOS

Si eres uno de los 10 primeros peregrinos que lo solicita, puedes hacer las 3 comidas (desayuno a las 9:00 h. comida a las 12:00 h.  y cena a las 19:00 h.), durante un máximo de 3 días, en el Hostal de los Reyes Católicos.

Para ello debes dirigirte al control de acceso, en el garaje  del Parador (situado en el lateral izquierdo del edificio, donde hay un pequeño cartel que lo indica), presentar la credencial de haber hecho finalizado el camino (como máximo en los tres días anteriores), llevar DNI o Pasaporte y ser uno de los 10 primeros de la cola. Por motivos de seguridad, no debes llevar ningún tipo de mochila o similares.

Se te proporcionará la comida correspondiente en una bandeja y deberás acceder a una pequeña sala habilitada para este menester, al lado de las cocinas y el menú es el mismo que para los trabajadores del hotel. Una vez acabado, deberás recoger tu bandeja y la mesa. El tiempo máximo de estancia en el comedor es de 1 hora.

Esta tradición se conserva desde la época en la que este edificio pasó de ser hospital de peregrinos a hostal de pago.

 

Para conseguir más información sobre cómo obtener LA COMPOSTELA, el CERTIFICADO DE DISTANCIA, EL JUBILEO, o saber más sobre el AÑO SANTO; puedes visitar en esta página la sección PREPARA EL CAMINO.